NOELIA LÓPEZ GÓMEZ  |  Fotografía: Noelia López  |

Sergio G. Sánchez puede presumir de estar detrás de películas que pasarán a la historia del cine español, como ‘El Orfanato’, por la que recibió un Goya en 2008. El Salón de Grados de la Facultad de Derecho de la Universidad de Valladolid tuvo la suerte de acoger a este cineasta el pasado jueves 25 de noviembre. En aquella pequeña sala de butacas rojas, los que acudieron estaban expectantes de conocer al guionista de la película ‘Lo Imposible’. Algunos no se creían que iban a estar cerca del mismo que ha trabajado junto a Tom Holland o Anya Taylor-Joy.

Los espectadores se encontraban en las butacas, los técnicos de producción a la derecha y alguna que otra persona se levantaba para hacer alguna fotografía de lo que estaba a punto de ocurrir. Por suerte, el inicio de la masterclass de este director y guionista no se hizo esperar demasiado. Unos minutos después de las siete, dos personas aparecieron por una de las puertas con las que comunica esa sala. La primera era Lara Gandarillas, periodista de RTVE y exalumna de la UVa. Tras ella, el tan esperado Sergio G. Sánchez.

Gandarillas comenzó con una presentación del director y guionista. Para empezar, comunicó al público lo que la RAE definía como película: ‘cinta de celuloide que contiene una serie de imágenes fotográficas que se proyectan en la pantalla de un cinematógrafo o en otra superficie adecuada’. Para ella el cine son muchísimas más cosas que esa escueta y técnica definición. Por ello, tuvimos el honor de tener esa tarde lluviosa de jueves aun director para que nos transmitiese su perspectiva del séptimo arte.

Tras esto, dio pasó a un vídeo para resumir la trayectoria del director. Sergio G. Sánchez nacií en Asturias en 1973. Desde pequeño, le ha gustado la fantasía y esto ha sido algo que ha marcado su obra. Estudió en la Escuela de Cine de Nueva York, donde intentó hacer grandes proyectos cinematográficos. Sin embargo, fue rechazado en múltiples ocasiones.

En el año 2000 estrena su cortometraje ‘7337‘ , que se proyecta en un festival tres años después. Fue entonces cuando J. A. Bayona, director de cine, le pide transformar esa historia en ‘El orfanato’. Comenzó así su trayectoria de éxito profesional, que ha pasado por ‘Lo imposible’, ‘Palmeras en la nieve’, ‘El secreto de Marrowbone’ y próximamente ‘Alma’en Netflix.

Sergio
Sergio G. Sánchez en la Masterclass / Fotografía: Noelia López

Después de este vídeo, Sergio comenzó a contar su trayectoria desde su perspectiva. Había decidido hacer cine desde muy pequeño, cuando fue al cine por primera vez a ver ‘La guerra de las galaxias’. Solía hacer películas con una cámara super-8, que tenía su padre. Fue esa pasión lo que le llevó a Nueva York. Quería hacer una gran película fantástica pero el presupuesto era demasiado elevado. Fue allí donde descubrió que el guion se podía escribir sin presupuesto inicial, solamente con un papel.

Sergio siempre se ha interesado por el terror. Su generación de cineastas se llamaba a sí mismos ‘la generación del videoclub’. Muchas películas las descubrían en estos espacios plagados de cintas de terror. Su entorno y él se enriquecían los unos a los otros con este tipo de cine.

“No todo lo que hace un director llega a la gran pantalla”

‘Lo imposible’ se les ocurrió cuando María Belón contó su historia en Tailandia en el programa ‘La Ventana’. Contactaron con ella y comenzaron con el proyecto que nunca pensaron que iban a conseguir. Este guion se salta todas las normas de estructura. A pesar de los miedos que tenían con respecto al éxito de esta película, se convirtió en una muy taquillera. Fue con la que más sufrió, pues no tiene trama, son más las imágenes las que cuentan la historia que las propias palabras.

“Es más importante lo que no cuentas, los silencios, que lo que cuentas”

‘El secreto de Marrowbone’ no fue acogida con buena crítica. Algunos medios la definían como ‘la comedia involuntaria del año’. Sin embargo, Sergio está muy orgulloso de ella.

“Cuando tienes todo tu corazón y toda tu alma invertida en una cosa que te parece tan auténtica, a otro le puede parecer un despropósito”.

El paradigma del cine ha cambiado con el paso de los años. Ahora, se encuentra en un momento de transición con plataformas como Netflix. En los años 30, se reconocía una película por el estudio en el que se realizaba. Luego fue por los actores y después por el director. Ahora, son los guionistas los que toman las decisiones importantes. Además, la forma de grabar también se tiene que adaptar a estas plataformas. Ya no se pueden incluir tantos planos largos porque la gente va a ver la película en un teléfono.

‘Alma’ es el primer guion que Sergio escribe para Netflix. Él la considera como lo más personal que ha hecho nunca. La historia comienza con un accidente, algo por lo que él tuvo que pasar en 2005. Se desvió de la carretera y apareció debajo de un puente con agujeros en su memoria y el cuerpo roto. También es la primera vez que trabaja con efectos especiales a gran escala. Aunque, incluir experiencias propias ya lo había hecho con ‘El orfanato’, que nace de sus miedos de niño.

“Pasar por el filtro fantástico una mala experiencia lo hace mucho más llevadero”

“Todas las historias están en el inconsciente y luego se desarrollan”

Dos de las cosas que más le gusta al guionista es poner emoción y hacer que el espectador partícipe de la historia, dos características que esta serie de Netflix llevará implícitas. Fue un rodaje difícil debido al COVID-19. El presupuesto subió y tuvieron que rebajar cosas del guion porque no había suficientes fondos. También tuvieron que retrasar el rodaje.

Sergio ese jueves dejó claro que no quería perder la ilusión en el cine. Él conoce a muchos profesionales que habían convertido a su trabajo en algo mecánico. El mecanismo que tiene para evitar convertir al cine en eso es probar cosas nuevas constantemente. Por ello, lo próximo que quiere hacer es una comedia, algo que estructuralmente tiene muchas cosas en común con el terror al que está tan acostumbrado. También le gustaría escribir una novela de ‘Alma y un proyecto de fantasía, aunque no tiene muchas expectativas por lo costosas que son estas películas.

“Es importante que cuando veas una película parezca que no había otra forma de contar la historia, que no se perciba la estructura del guion”

“Ir al cine es como un parque de atracciones”

Veinte minutos antes de terminar con esta masterclass, se le concedieron al público unos minutos de preguntas. Uno de los oyentes preguntó cómo era trabajar con actores con experiencia y, al contrario, sin experiencia. Sergio dejó clara su postura: le gusta más trabajar con aquellos no conocidos. Si ya se conocen no se da la oportunidad de crear un universo totalmente nuevo. Además, Netflix no necesita tener nombres reconocidos en sus plataformas para que una producción sea exitosa.

“Al ir al cine es importante tener esa confianza ciega de que te van a llevar a un sitio nuevo con gente que no conoces”

Otra de las personas sentadas en la sala le cuestionó acerca de su proceso a la hora de escribir. Para empezar, Sergio necesita tener la sensación de que conoce y domina el género. Para ello se nutre de distintas obras audiovisuales. Luego piensa en cómo va a cambiar el género. A veces se hace esquemas y luego a escribir, pero con la experiencia ha conseguido ponerse a escribir sin necesidad de ese paso previo. Lo importante es saber a dónde quieres llegar.

“Escribir es reescribir”

Fue con estas palabras con las que terminó su charla el guionista y director de éxito, cuya paradoja es ser asturiano y haber estudiado en Estados Unidos y plasmar esas dos cosas en sus obras, pues rueda en Asturias como si este lugar fuese Estados Unidos. La gente se comenzó a levantar de sus butacas. Algunos se acercaron a pedirle un autógrafo, a hacerle unas preguntas más o a pedirle fotografías. Pero sin duda, todos se fueron sabiendo un poco más de ese arte ilustrado en la gran pantalla.