Hablemos de educación antes de votar

0
817

ALEXANDRA HERNÁNDEZ MONROY

Fotografías: Alexandra Hernández

Queda menos de un mes para las elecciones del 20 de diciembre y, como no podría ser de otra manera, hay que hablar de educación. Es por esto que, el 19 de noviembre, a las 19 horas, daba comienzo el debate ‘La educación de cara al 20D’.

Protagonizado por los representantes de los seis principales partidos políticos, el acto atrajo a padres, educadores y estudiantes. Y no es de extrañar, ya que alrededor de la educación hay temas candentes relacionados, en mayor o menor medida, con la nueva ley de educación (la ‘LOMCE’), que tiene tanto defensores como detractores.

Entre sus defensores, como no podía ser de otra manera, se encontraba Marino Arranz, representante del Partido Popular en el debate y presidente de la Comisión de Educación del PP en Valladolid. «Una dirección escolar de calidad es indispensable», decía refiriéndose a los cambios que se han llevado a cabo en la dirección de los centros escolares.

Sin embargo, Cecilio Vadillo, representante del PSOE y candidato al Senado, hacía alusión a que, en su opinión, los Consejos Escolares han perdido competencias en favor de los directores de los centros. «La LOMCE se ha implantado en un momento de precariedad económica», decía a la vez que calificaba la reforma como «un sistema muy desordenado». El portavoz de Izquierda Unida, José Sarrión, que ha sido profesor de secundaria, defendía que los Consejos Escolares deberían volver a ser los órganos de gobierno en los centros.

Por otro lado, Francisco Igea, en representación de Ciudadanos, sugería analizar la situación en la que nos encontramos ya que, decía, desde 1980 ha habido siete leyes de educación sucesivas. También iba por este camino Sillvino Navarra, de UPyD, quien comenzó su intervención con una pregunta dirigida a los asistentes: «¿Estáis satisfechos con la educación en nuestro país?».

Charla 'La educación de cara al 20D'

«Creemos que hay que paralizar la LOMCE», decía el representante de Podemos, Andrés Iván Dueñas, candidato al Senado y graduado en Derecho el año pasado por la UVa. Desde su partido, se defiende la implantación de un programa de integración escolar en los entornos más desfavorecidos y, refiriéndose a las políticas que ha estado llevando a cabo el Gobierno de los últimos años en materia de educación, denunciaban que «hay que priorizar presupuestariamente la educación».

Inevitablemente, también se habló del tema de la religión en las aulas, ya que con la nueva ley esta asignatura vuelve a contar para nota. «La educación no debe tener contenidos confesionales (…). ¿Cómo tenemos que decir que la religión no es una asignatura?». Así de categórico se mostraba el representante de UpyD.

Respecto a este tema, Ciudadanos y PSOE coincidían en que en las aulas debería enseñarse Historia de las Religiones -desde un punto de vista histórico y cultural- en lugar de Religión. En Podemos se mostraban en contra de la enseñanza de religión en los centros escolares, pero recordaban que la religión ya estaba en las aulas antes de la LOMCE.

Otro asunto que se abordó fue el de las -como dijo Marino Arranz- mal llamadas ‘reválidas‘. El representante del PP se negaba a calificarlas así y decía que su nombre correcto es ‘Evaluaciones externas’. Defendía la importancia del carácter de estas valoraciones que, según él, sirven para determinar los criterios de acceso de los alumnos y los protocolos de actuación.

Por el contrario, Sarrión decía que hay que eliminarlas, ya que, en su opinión, sólo sirven para excluir a los alumnos. En Podemos tenían una visión parecida, pues su representante defendía que «hay que darles la oportunidad a los alumnos de elegir si estudiar una FP o ir a la universidad no por sus resultados académicos, sino por lo que quieran hacer».

También se habló en el debate del sistema universitario en España, que se comparó negativamente, en varias ocasiones, con el de los países escandinavos. En esto, IU evidenció que hay una gran diferencia entre la inversión que hace España en materia de educación con respecto a otros países (como Finlandia, que dedica más del 7% del PIB a educación). «Hay que caminar a la gratituidad del estudio universitario para personas de 0 a 100 años», universidad pública y gratuita para todos, defendía Sarrión.

Charla 'La educación de cara al 20D'

El aumento de las tasas universitarias y el descenso de las becas fue algo de lo que hablaron casi todos los representantes. Desde el PP reconocían que era cierto que las tasas habían aumentado, pero también recordaba Arranz que las familias pagan sólo el 15% del coste total de la educación. «Esto no es desproporcionado si -y sólo si- se combina con un sistema eficaz de becas», decía el representante del partido en el Gobierno.

«Tenemos que intentar competir (…) basados en un modelo de I+D+I [en educación]», proponía el representante de Podemos, partido que también se mostraba en contra de la propuesta del 3+2, que propone que los grados pasen a ser de 3 años y los másteres de 2. Decía de él que es perjudicial para estudiantes, profesores y toda la sociedad. Desde UPyD se defendía que todos los alumnos deberían estar subvencionados, de manera que tuvieran la libertad de poder escoger el centro en el que quisieran estudiar.

El representante de Ciudadanos admitía que «es posible mirar para los sistemas mejores», defendiendo que la atención debería focalizarse en los alumnos que tienen más dificultades, algo en lo que coincidía con los portavoces de IU y Podemos. «Proponemos que la Universidad deje de centrarse en sí misma, es una de las herramientas para el progreso del país [en todos los ámbitos]», alegaba Igea, quien propuso en varias ocasiones medir los resultados de los alumnos (tanto en Primaria y Secundaria como en la Universidad) y, a partir de ellos, crear becas de excelencia, algo que favorecería que las universidades se esforzaran más para obtener mejores resultados.