JUDITH MALLOL MONTERO  |  Fotografía: Pixabay  |

Periodismo político, de opinión, económico y de deportes. Todos estos tipos de periodismo constituyen las secciones más relevantes de los periódicos y noticiarios a lo largo y ancho del mundo. Sin embargo, pese a lo que muchos puedan creer, hay más periodismo detrás de lo conocido. Un periodismo que va más allá de los hechos ya ocurridos y que se centra en aquellos que pueden ocurrir en el futuro. Las investigaciones de hoy pueden convertirse en el mañana, y no hay mejor manera de conocerlas que el periodismo científico.

El periodismo científico, muchas veces ligado al cultural, es una rama que es, en palabras Judith Arrillaga Pérez, “un buen intermediario entre sociedad y profesionales (científicos)”. De acuerdo con Arrillaga, periodista en el medio de divulgación científica ConSalud.es, en esta modalidad “el periodismo hace de altavoz”, y gracias a él cualquier lector no especializado puede saber los nuevos proyectos que tienen lugar entre las sociedades científicas.

Judith Arrillaga se graduó en periodismo por la Universidad de Valladolid en 2017, para descubrir que sus compañeros de promoción y ella suponían un número de profesionales muy superior al de puestos de trabajo disponibles. Así, y tras realizar un máster en periodismo de datos, Arrillaga se incorporó al mundo laboral a través de la revista online científica ConSalud.es. La periodista afirma haber acabado en el periodismo científico “de casualidad”, aunque asegura no arrepentirse de ello: “Estoy especializándome en un aspecto muy concreto del periodismo que muy poca gente conoce.”

Comparado con otras modalidades de periodismo especializado, el periodismo científico es uno de los grandes desconocidos del panorama editorial: aun habiendo aumentado sus cifras en el último año, la propia web ConSalud.es cuenta con unas 20 mil visitas diarias. Y de estas, tan solo la minoría de los usuarios forman parte de la comunidad especializada. Según Arrillaga, la mayor parte de los lectores son “pacientes o gente que conoce de primera mano testimonios de amigos o familiares que están pasando por un mal momento y buscan en nuestra página informarse sobre cómo está la actualidad.”

En la situación actual en la que el periodismo se encuentra en una mal momento, hay que buscar alternativas llamativas que compitan con el sensacionalismo a golpe de calidad. El periodismo científico ofrece esto mismo: sus informaciones son de gran interés y, en muchos casos, de utilidad para avanzar en el territorio de la investigación médica. Pero realizar este tipo de contenidos no es sencillo. Aunque no se requiera unos conocimientos científicos específicos para dedicarse a él, es necesario invertir una cantidad de tiempo importante para producir piezas correctas, con información veraz, contrastada con expertos y que cuente con testimonios. Y la tendencia actual del periodismo corre en contra de estas necesidades.

Esta modalidad del periodismo está cobrando cada vez más importancia, como indica Arrillaga, “en los últimos meses el público interesado es cada vez más”. Siguiendo esta tendencia, podría ser que en el futuro se convirtiese en un fenómeno popular, como ha sido el caso del periodismo de datos que en los últimos años también ha mantenido un crecimiento cada vez más llamativo. Quizás este es un buen momento para enfocar el periodismo científico como un objetivo de futuro, encaminar tu carrera a él. O quizás no. Al fin y al cabo, nunca se sabe en qué medio aparecerá el trabajo, como fue el caso de Judith Arrillaga y sus compañeros de trabajo, que también comenzaron en el sector “por casualidad hace más de 2 años.”

Otra opción podría ser utilizar conocimientos de otras ramas para complementar al periodismo científico, como hace Judith Arrillaga en su puesto de trabajo: “mi objetivo en el periodismo sanitario y científico es involucrar esta rama que en el fondo es mi especialidad, el periodismo de datos. Me gusta buscar en las bases de datos públicas, ya sea bien el INE o bien el portal estadístico del propio Ministerio de Sanidad, para explicarle a la gente los avances que se están llevando a cabo con datos y visualizaciones.”

El periodismo científico, ese gran desconocido que cada vez lo es menos; interesante o no dependiendo de la persona a la que consultes, este no deja de ser un periodismo de gran importancia para una sociedad que, en su mayoría, lo ignora. Esta es la forma en la que el público puede acceder sin barreras a los “avances que se están llevando a cabo en la ciencia siempre con declaraciones de expertos que son al final quienes de verdad entienden del tema.”

Compartir