María Moral Aguado  | Fotografías: Pixabay |

Jorge Caraballo Cortés, periodista y escritor, entrevistó en una conferencia organizada por Google y Knight Foundation a  Claire Wardle, investigadora en la universidad de Harvard y coautora de “informática disorder”. Directora Ejecutiva de First Draft, Wardle se dedica a encontrar soluciones a los desafíos asociados con la confianza y la verdad en la era digital.

Internet es un fenómeno conocido por el lado bueno de su repercusión en sociedad, pero es necesario darle importancia al lado negativo, ya que es fácil ser engañados de manera inconsciente. Claire Wardle y Hossein Derakhshan, investigadores en Harvard,  presentan un reportaje sobre desinformación mediática en el mundo digital. El objetivo es que los ciudadanos se conciencien de la manipulación mediática.

Wardle explica las razones por las que se cae en las trampas de las “noticias falsas”, o “fake news”: una de ellas, que la información mediática se centre en un solo formato e ignore el protagonismo de vídeos. El término de “fake news” lo popularizan los medios, y lo usan los poderosos para estigmatizar la información periodística que no guste o no convenga. Así, Claire Wardle aconseja ser crítico con el lenguaje que se utiliza, para poder capturar la dificultad del problema y proponer soluciones efectivas.

Artículo

Según la investigadora, los medios de comunicación y los periodistas siguen haciendo referencia al concepto de “noticias falsas” para referirse a las tácticas de manipulación de la información. Propone en cambio el concepto de “desorden de información“, para referirse a la mala información al ser conscientes de que la notoria no está verificada, a la desinformación cuando se comparte información falsa para hacer daño y la mala información que se construye cuando se daña de manera consciente con la información.

La necesidad de identificar las noticias correctamente cobra fuerza ya que, debido a la desinformación, la gente se fía menos de las fuentes de información. El reportaje se basa en el trabajo de James Carey, quién da importancia a la comunicación, ya que considera que representa creencias compartidas. Wardle clasifica a la desinformación en sátira, desinformación inconsciente y parodias que afectan negativamente. Explica también que los medios son megáfonos que manipulan a través de Internet, y por ello recomienda reuniones con acuerdos para cubrir ese tipo de mensajes. A base de dar importancia a la necesidad de calidad en las informaciones, ella y Hossein Derakhshan cuentan historias para hacer esas informaciones creíbles. En el reportaje se sugiere que los programas de alfabetización mediática incluyan discusiones sobre la tendencia a buscar noticias veraces.

Compartir

Dinos tu opinión

Please enter your comment!
Please enter your name here