ÁLVARO SAMHA GALLEGO  |  Fotografía: Pixabay  |

Ha pasado un año desde que el mundo se vio asolado por la pandemia provocada por el COVID-19. Más de 365 días en los que las gradas de todos los estadios quedaron en silencio. Aún, a día de hoy, el deporte no ha recuperado a su público.

Es cierto que en algunas competiciones, como algún partido de Copa del Rey, se ha podido ver público. O en deportes más pequeños como balonmano. Dejando de lado el mundo deportivo, en cuanto a hostelería o conciertos se refiere, se puede ver un gran número de personas aglomeradas y no precisamente en espacios abiertos, también en espacios cerrados.

Entonces, ¿por qué en las grandes competiciones no? Bien, la respuesta a esta pregunta es compleja. Algunos deportes son controlados por la propia Comunidad Autónoma, por lo que las medidas que decreten caen sobre ellas. Es por esto que vemos ya público en algunos de ellos. Sin embargo, las grandes competiciones de futbol, como es LaLiga o de baloncesto la ACB, dependen de las decisiones conjuntas del Gobierno, el CSD (Consejo Superior de Deportes) y las Comunidades.

Grada sin público. / Fotografía: RTVE

En cuanto al futbol se refiere, hace pocos días, con motivo de la celebración de la primera final de la Copa del Rey, apareció un hilo de esperanza. Javier Tebas, presidente de LaLiga, afirmaba la posibilidad de la presencia limitada de público en este acontecimiento. Sin embargo, días después en la comparecencia posterior a la reunión interterritorial, la ministra de Sanidad afirmó: ‘no es oportuno y no se puede’.

Bien es cierto que la situación no es ni mucho menos buena, la incidencia acumulada no ha bajado y estamos al borde de una cuarta ola. Esta se espera más controlada que la tercera y con un repunte de casos menos agresivo. Pese a esto, no es el momento de grandes acumulaciones de gente, tampoco en el deporte.

Actualmente tanto la final vasca de la Copa del Rey aplazada al 6 de abril (Athletic Club VS Real Sociedad), como la que corresponde a esta temporada prevista para el 17 de abril (Athletic Club VS Barcelona F.C) se jugaran sin público.

A pesar de las afirmaciones de la ministra de Sanidad, Tebas es positivo. Asegura que a finales de abril los estadios volverán a llenarse, eso sí, escalonadamente. Dice que tienen un plan elaborado y que están preparados. Todo depende de la evolución de la pandemia, factor incontrolable. Solo queda esperar a ver cómo avanza la Semana Santa para conocer el futuro del deporte.

Paciencia, esperanza y responsabilidad es lo que debemos tener en estos tiempos que corren. Hay luz al final de este oscuro túnel, solo queda esperar un poco más y vencer. Antes de lo que pensamos las aficiones volverán a rugir en sus queridos estadios.