ALICIA HERGUEDAS NIÑO  |  Fotografía: Twitter  |

RuPaul´s Drag Race se ha hecho un hueco en la cultura mainstream y parece que está aquí para quedarse. Este reality muestra como un grupo de drag queens compite por ser la próxima ‘superestrella drag de América’. La base del show es el Drag y cómo históricamente el colectivo LGBTIQ+ se ha expresado a través de él. Es una forma de crítica política a la sociedad. El drag es una forma de desafiar lo establecido, lo que supuestamente debes hacer. Es una forma de protesta frente a los roles de género.

RuPaul, uno de los iconos del colectivo, fue quién comenzó el programa. A lo largo de su vida ha aparecido en diversos programas de televisión, shows, series y películas, haciendo más visible el arte del drag. Aunque no ha sido la única. Otras cómo Marsha P. Johnson, Divine o Lady Bunny han jugado un papel muy importante en la conquista de derechos del colectivo y la visibilización de sus problemas.

El show consiste en un grupo de 13 o 14 reinas por temporada que deben superar unos retos propuestos en cada episodio. Estos pueden ser de diseño, de pasarela, de baile o incluso de actuación y cantar. Los más importantes son el ‘Snatch Game’, dónde deben imitar a una celebridad, pero haciéndola graciosa; el ‘Ball’, en el que deben presentar un look por categoría; o el ‘Rusical’, prueba en la que cantan y actúan en un musical sobre una celebridad.

Al final de cada episodio las reinas son juzgadas por el panel de jueces. RuPaul, Michelle Visage, Ross Mathews y Carson Kressley son los encargados de puntuar. Aunque también suele haber varios jueces invitados. En cada episodio hay una ganadora y dos reinas que tendrán que batirse en duelo. Este consistirá en un ‘lip sync for your life’, en la que tendrán que bailar y hacer como si cantasen una canción propuesta. Al final, RuPaul decidirá quién se queda (“shantay you stay”) y quién se va (“sashay away”)

https://www.instagram.com/p/B8b-FNaJohF/

Antes de entrar en la competición hay que pasar por un proceso de audiciones. Las candidatas deben grabarse contestando preguntas sobre sí mismas y sus gustos, además de enseñar unos 15 looks y varios personajes para el ‘Snatch Game’. Dos de los requisitos principales para pasar este proceso es ser mayor de edad y ciudadano de los Estados Unidos. Aunque también es muy importante gustarle a RuPaul, ya que es ella la que elige a las reinas que finalmente participarán en el show.

A día de hoy se está emitiendo la temporada 12. Pero este número de temporadas es solo si se tiene en cuenta la versión de EE.UU. El show tiene su propia versión en Tailandia y en Reino Unido. Además de otra versión llamada All Stars. En esta última participan reinas que ya hayan estado en el show, pero que no hayan ganado su temporada.

El colectivo LGBTIQ+ debe mucho a este show. A través de las experiencias personales de las participantes, se tratan muchos temas sensibles, como el racismo, la homofobia, el “salir del armario” o la xenofobia. En esta última temporada se ha hablado sobre la aceptación de las familias al saber que sus hijos son homosexuales o se hacen drag, cómo llevar que un familiar tenga una enfermedad grave o el VIH. Definitivamente, de temas muy importantes con los que los espectadores pueden sentirse identificados de una forma u otra.

Durante la temporada 11, una de las reinas, Nina West, compartió el acoso que sufrió por ser homosexual durante sus años de universidad. Unos compañeros de su Campus le dejaban notas, amenazas y otras cosas horribles por el simple hecho de decidir ser quien verdaderamente es. Tuvo que mudarse a la zona dónde dormían las chicas y reportarlo a las autoridades de la Universidad.

Por su parte, Mercedes Iman Diamond compartió su experiencia como persona migrante y musulmana. El gobierno de los EE.UU la puso una “lista de vigilancia” por su religión. Además de tener que cambiar su nombre por uno inglés porque, según las autoridades, este era “sospechoso”.

Es de agradecer que todos estos temas se discutan semana tras semana gracias al show. Además de que, aparte de que el público se sienta identificado, pueda llegar a personas que no han pasado por esa situación. El show puede llegar a hacer comprender estos problemas a personas que los desconocían.

Pero no todo es maravilloso. Como bien dijo RuPaul, ‘nacemos desnudos, el resto es drag’. Efectivamente, eso es verdad. En cierto modo, el drag también puede ser la forma en la que cada día decidimos presentarnos al mundo. El drag no conoce de géneros y cualquier persona puede formar parte de ello. Pero en esta cuestión no todo el mundo está bien representado en Drag Race.

A lo largo de la historia del programa múltiples reinas han “salido del armario” como mujeres trans, personas de género no binario o bisexuales. Desgraciadamente, hay que remarcar que esto ha sido o durante su paso por el programa o después del mismo. Para un show que se precia en representar el arte de un colectivo, este no está bien representado. Cualquier persona puede hacer drag, pero RuPaul no es conocida por mostrar precisamente una gran variedad de tipos de drag o de los artistas que hay detrás.

Han sido ya demasiadas las veces en las que RuPaul ha hecho comentarios tránsfobos o se ha negado a que haya reinas trans en el show. Niega así a una parte del colectivo, prácticamente sin representación en los medios de comunicación, series y películas. Tampoco se ha visto nunca a un drag King u otros tipos de drag más bizarros. Algo que si puede verse en The Boulet Brothers’ Dragula.

Al contrario que en la Drag Race, en la versión Tailandesa se ha coronado a una mujer trans como ganadora de la competición. La primera en todas las versiones de la Drag Race. Por su lado, en Dragula se ha coronado a un Drag King. Estos shows sí que han permitido más visibilidad dentro del drag.

A pesar de ser un show que trae alegría, entretenimiento y felicidad, tiene todavía muchas cosas por mejorar. Gracias al show, se ha dado a conocer la cultura LGBTIQ+ al público general y este mismo ha podido entender mejor las dificultades del colectivo. Sin embargo, en un futuro estaría muy bien ver mayor diversidad entre las concursantes y entre los tipos de drag. Drag kings, personas trans, mujeres o cualquier otra persona que haga drag y no haya sido representada por el show debería tener acceso a concursar.

Compartir