MARTA SERRA TORRES y LUCÍA RUIZ DE LA FUENTE  |

La gran mayoría de la población española consume alcohol de forma habitual o esporádica, es por eso que cuesta tanto aceptar que, aunque legal, se trata de una droga, pues esta se define como “toda sustancia que introducida en el cuerpo produce alteraciones en el sistema nervioso central y puede crear dependencia”, aunque se reserva su uso para referirse a las sustancias que se consumen fuera de prescripción médica. Por eso es tan importante tratarlo como tal, y hablar de su consumo con rigurosidad y de modo adecuado en los medios de comunicación, pues para la gran mayoría de la población es la única fuente de información que tienen sobre este tema.

Según la guía de estilo periodístico de Proyecto Hombre, financiada por el Ministerio de Sanidad español, existen dos principales errores al respecto. El primero es que se tiende a tratar el alcohol desde un punto de vista criminal, jurídico, negativo… nunca desde el punto de vista sanitario ni social, existe una tendencia a simplificar la realidad que no puede evitar caer en alarmismos y sensacionalismos, por ejemplo, hay una clara predisposición por confundir los términos consumo, abuso y dependencia, ni todos los consumidores abusan ni todos los que abusan sufren una dependencia, esa inclinación se debe principalmente a cuestiones políticas o económicas, y a la búsqueda de la novedad y el impacto, porque informar y sensibilizar no vende tanto. Todo esto produce el uso de un lenguaje bélico e irrespetuoso con términos como “enganchado” y el uso de fotografías que muestran realidades extremistas.

inf

El otro gran error es la relación directa del consumo de alcohol con los jóvenes y los menores. En comidas familiares, bares y restaurantes siempre hay adultos y mayores tomando vino o cerveza, de hecho, los menores de edad no suelen frecuentar esos lugares, sin embargo, todas las personas que consumen alcohol y aparecen en los medios son siempre menores de 25 años. Existe una idea socialmente establecida de que los jóvenes que estudian, ya sea en institutos o universidades, tienen una gran tendencia al consumo de alcohol, y parece que la sociedad realmente espera que así sea, y eso se ve reflejado de manera clara en los medios de comunicación. Es lógico que los jóvenes puedan empezar a consumir alcohol solo porque es lo que se espera de ellos, solo porque en las noticias se cuenta que eso es lo que hacen los todos jóvenes de hoy en día.

La dependencia y el abuso de alcohol en los jóvenes es un problema muy grave dentro de nuestra sociedad, y es por eso que los medios tienen la responsabilidad de tratarlo como tal y concienciar a la población de forma rigurosa y adecuada para poder llegar a provocar un cambio en las formas de consumo de esta sustancia.

Compartir

Dinos tu opinión

Please enter your comment!
Please enter your name here