EVA LÓPEZ DEL VALLE  |  Fotografía: María Ruiz  |

A día de hoy tenemos abundante información, pero esto no asegura que sea mejor que antiguamente. Esto se podría deber, en parte, a que las redes sociales pueden llegar a manipular la información. Así lo ha expuesto Sara Lovera, periodista y feminista mexicana, que piensa que “no hay profesionales del periodismo en las redes sociales”.

El jueves día 20, por la tarde, ofreció una conferencia titulada “El reto de ejercer el periodismo en México” en el Aula Triste del Palacio de Santa Cruz, en la que trató la situación de los periodistas y del periodismo en México, un país considerado entre los más peligrosos para ejercer el periodismo.

Uno de los temas que puso sobre la mesa fue la relación del periodismo con el poder. Afirmó que, a partir del siglo XX, la función del periodismo pasó a ser política, y que desde el siglo XIX la prensa ya estaba ligada al poder, ya que servía como puente entre este y la sociedad.

Prestó especial atención a la presencia de las mujeres en la prensa. Lovera relató que la participación de las mujeres comenzó en el siglo XX, aunque durante el siglo XIX ellas hicieron sus propios medios –más de 300 revistas- y además son las precursoras del periodismo de la Revolución Mexicana.

También tuvo cabida el abandono laboral en México. Actualmente, los periodistas mexicanos trabajan en medios impresos, radiofónicos, televisivos y digitales y un 70% de ellos no están cubiertos por la Seguridad Social. Además, no existen suficientes protocolos de seguridad y la patronal no responde por sus empleados.

El tema más impactante lo anotó la violencia hacia la prensa. Solamente en el año 2017 ha habido 12 asesinatos a periodistas, según la Casa de los Derechos de Periodistas. Y esto no es todo, porque la periodista denunció que se han multiplicado las agresiones y la patronal no responde ante esto. En los últimos años se han dado unos 131 homicidios, de los cuales 13 corresponden a mujeres, y más de 25 periodistas han desaparecido. Un 90% de estos casos han resultado impunes. Además, se han cometido unos 50 atentados contra instalaciones de medios de comunicación. Los focos de asesinatos son Veracruz, Chihuahua, Guerrero, Oaxaca y Tamaulipas.

En el terreno de lo personal, Lovera explicó que ha vivido dos situaciones relacionadas con la violencia, una de ellas en Sinaloa, donde se vio obligada a pedir protección. A pesar de eso “ninguno de los casos ha tenido consecuencias”, señaló la periodista.

En cuanto a la libertad de expresión, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han emitido 70 recomendaciones al gobierno mexicano por presuntas violaciones a la libertad de expresión.

Compartir

1 Comentario

Comments are closed.