Cómo usar la ética periodística para tratar el sufrimiento animal

0
675
FÁTIMA ÁLVAREZ PÉREZ  |  Fotografía: Pixabay  |

En 2012, un grupo de científicos firmó la Declaración de Cambridge, que recogía que gran parte de los animales no humanos tienen conciencia. Un movimiento en defensa de los derechos de los animales ya se había iniciado con anterioridad, provocando que se aprobaran leyes que condenen el maltrato y el sufrimiento animal.

El periodismo, al igual que debe promover y conservar los derechos humanos, también tiene una labor de concienciación para tratar de una manera más justa el tema del sufrimiento animal. Es por ello que la Universidad Pompeu Fabra ha realizado un estudio en el que se han lanzado cuatro propuestas éticas periodísticas para abordar estos temas.

¿Cómo debe escribir un periodista sobre un tema animalista? ¿Qué temas debe tratar sobre el resto de los animales? ¿Qué vocabulario es el más adecuado? Al que se deben medir las palabras y se da visibilidad a los temas de violencia de género, el sufrimiento animal debe ser tratado con una mayor labor de sensibilización, además de intentar dar una información justa, precisa y objetiva.

El público está acostumbrado a que, cada vez que salen animales no humanos en los medios, es por algún caso de maltrato o violencia. Los medios de comunicación deben cambiar esta percepción. Los periodistas deben proporcionar temas relacionados con el día a día del resto de los animales, tratando de concienciar de esta manera a la población sobre cómo deben vivir y cómo debe ser la vida de estos seres.

Si el caso debe ser relacionado con el maltrato, la investigación es muy importante, así como también lo es proporcionar la perspectiva de los animales en cada situación. Lo que es muy importante a la hora de escribir este tipo de información es si realmente nosotros tenemos derecho a decidir sobre la vida de los otros animales.

La cobertura informativa a organizaciones en defensa de los animales no humanos es algo esencial a la hora de concienciar. El contraste de fuentes, al igual que en resto de las informaciones, es esencial en la labor periodística. El saber equilibrar entre las fuentes gubernamentales y las fuentes activistas es esencial. Pero es contar con la mirada de los animales que sufren estas situaciones la parte más importante a la hora de cubrir estos acontecimientos. Al igual que en los atentados terroristas hablamos de humano a humano, en los casos de maltrato o explotación animal deben hablar los animales, pues recordemos que son seres conscientes, capaces de transmitir información.

En conclusión, ¿cómo conseguimos un lenguaje neutro, objetivo y apropiado? La precisión terminológica es la clave para ello; conocer las palabras en su justo significado y usarlas con propiedad es el factor decisivo. Por supuesto, el resto de los animales no son “cosas”, así que se debe evitar términos tales como “cabeza de ganado” o “especímenes”.

En definitiva, el periodista debe tener en mente al animal no humano, no debe hablar por él, sino desde él, mostrándolo tal y como vive, no manipulando su hábitat para “suavizar” el peso de conciencia que causará en los espectadores. Animales somos todos, humanos y no humanos, ¿cómo lo ves?

Compartir