Cómo funciona la Asociación de Prensa de Valladolid

0
581
ANDREA FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ  |  Fotografía: APV  |

La historia de la Asociación de la Prensa de Valladolid (APV) se divide en dos fases: la que empezó con su fundación, hace 100 años y que llegó hasta los 80, momento en el que se disolvió. La segunda fase, en la que nos encontramos ahora, comenzó en marzo de 1993, cuando la APV resurgió para continuar con su historia.

La Asociación renace con vocación de representar al sector del periodista, y trata de favorecer la formación y ampliar los conocimientos de asociados y preasociados, así como mejorar la conexión entre estudiantes, profesionales de la información y el mundo laboral. Por esta razón, vigila los conflictos laborales y defiende unas condiciones laborales dignas. Así, “seguirá peleando para evitar la precariedad en situación laboral”, según Arancha Jiménez, directora de la asociación. Además, la APV se considera garante del artículo 20 de la Constitución Española, en el cual se reconocen y protegen los derechos a expresar, difundir libremente ideas, opiniones y pensamientos mediante cualquier medio de reproducción. También el derecho a informar o recibir libremente información veraz y a la creación literaria.

La junta directiva está formada por la presidenta, la vicepresidenta, el secretario general, la secretaria general adjunta y el tesorero, que se reparten el trabajo y las tareas fundamentales de la asociación. La presidenta realiza una labor de representación, mientras que la vicepresidenta se encarga de sustituir a la presidenta cuando esta no puede realizar su función. El secretario general es el encargado de mandar los documentos a la gente que tienen que renovar, dar las altas y las bajas a los nuevos socios, etc. Para ello, cuenta con la ayuda de la secretaria general adjunta. El tesorero se encarga de lo relacionado con las cuentas de la asociación. Para organizarla, la junta realiza una reunión mensual.

Los vocales se encargan de diferentes aspectos, como tareas de organización y colaboración con la junta directiva. De estas tareas, destaca su implicación en el Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes, creado en 1996 por esta asociación, en el que se encargan de organizar el guion de la gala, todo lo relacionado con la imagen, los carteles, etc. El premio, que es uno de los eventos más importantes de la asociación, fue creado en 1996. Este galardón, que cuenta ya con su XXIII edición, lo han recibido reconocidos escritores y periodistas como Iñaki Gabilondo, Javier Marías, Álex Grijelmo o Pepa Fernández. Uno de sus principales objetivos es el buen uso de la lengua castellana en los medios de comunicación. La organización de este evento también se reparte entre la junta directiva: la presidenta es la encargada de contactar con los miembros del jurado; el tesorero, de comprar los billetes para que vengan los invitados a la gala; el secretario general les envía los trabajos para que los revisen antes de la reunión del jurado, etc.

La sede abre una vez cada dos semanas, por lo que los participantes ejercen sus funciones desde casa. Y, a pesar de que todos tienen un trabajo ajeno a la APV, le dedican parte de su tiempo libre. Además, la APV se encarga de mantener informados a los asociados y preasociados de las actividades relacionadas con el periodismo que pueden resultar de su interés, ya sean organizadas desde la misma asociación o no. Pero, como señala la presidenta, “el día a día de los asociados es directamente proporcional al deseo que tengan de implicarse y participar en actividades y eventos organizados o apoyados por la APV, ya que hay algunos muy comprometidos y otros apenas participan”. Todos los años se celebra una asamblea oficial, donde se presentan las cuentas y el desarrollo de gestión y se somete a votación.

El perfil de preasociado es el de los estudiantes, a los que permite la posibilidad de disfrutar de actividades formativas y de asesoramiento. Para poder darse de alta como preasociado, es necesario ser estudiante de tercer o cuarto año en el grado de periodismo en la Universidad de Valladolid o en la Universidad Europea Miguel de Cervantes.

Los interesados deberán enviar un email a apv@periodistasvalladolid.es, en el que se precisa el DNI, fotos, título del grado compulsado, curriculum vitae, etc., unos documentos que se reparten entre la APV y la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), que tiene el registro de todos los periodistas del país. Además, los documentos pueden llevarse a su estudio, en la Calle Ferrari 1 3º, que solo está abierto cada dos martes de 17:30 a 18:30.

Compartir