Comienzan las I Jornadas sobre Transexualidades en Castilla y León

0
881
LAURA GÓMEZ |  Fotografías: Yolanda Rodríguez

La Facultad de Educación y Trabajo Social se ha convertido en la sede de las I Jornadas sobre Transexualidades en Castilla y León, que comenzaron este lunes 13 a las 16:00 horas. El evento, organizado por la Fundación Triángulo Castilla y León y la Asociación Dialogasex, ha tenido lugar en el salón de actos del centro.

La inauguración oficial del evento corrió a cargo de Carlos Mariyón, decano de la Facultad de Educación y Trabajo Social; Victoria Soto, concejala de educación, infancia e igualdad del Ayuntamiento de Valladolid; Alberto Bustos, concejal de participación ciudadana, juventud y deportes; Mª Eugenia Martín, presidenta y socia fundadora de Dialogasex y Yolanda Rodríguez, secretaria de Fundación Triángulo Castilla y León y Vocal del Patronado de FT Estatal.

Las jornadas se presentaron bajo el título “Una mirada sistémica”, ya que el evento tiene un carácter eminentemente técnico y parten de un trabajo realizado en torno a la concepción de la transexualidad, abordándola desde la “perspectiva psicológica y sexológica”.

La primera mesa de las jornadas se desarrolló a las 16:30 horas, tras la apertura oficial, y en ella participaron diferentes ponentes pertenecientes a diferentes ámbitos, educación y salud. Mª Luisa L. Municio, responsable de Igualdad de Género en Dialogasex, y de Educación y Cine en FT CyL y miembro asociado de la Cáredra de Género de la UVA, fue la encargada de moderar este acto y presentar a los ponentes Carla Sanchís Segura y José Luis Casado Santamaría.

IMG_0079 (1)Carla Sanchís, doctora en Psicología por la Universitat Jaume I, aprovechó su turno para explicar la transexualidad desde el punto de vista psicológico. Desde un principio quiso aclarar que “no existe un cerebro definido como masculino o femenino”, por lo que la idea preconcebida de un cerebro de mujer en un cuerpo de hombre o viceversa no tiene ningún sentido, ya que no hay a penas diferencias entre ambos. “Existen las mismas diferencias entre un cerebro de hombre y un cerebro de mujer, que entre un cerebro de un europeo y de un japonés”, declaró Carla.

La ponente explicó que la transexualidad es entendida como una identidad personal de la que se va tomando autoconciencia. La “co-construcción de la identidad de género”, como así se refiere Sanchís al período de percepción de la identidad sexual, comienza tras el mismo nacimiento, cuando se realiza la asignación del individuo a uno de los dos sexos posibles basándose en el aspecto de la genitalia externa. Durante los primeros meses, los bebés no tienen una clara conciencia acerca de su sexo-género, sin embargo, si van adquiriendo la capacidad de distinguir el sexo-género de otras personas. Es en este nivel de autoconciencia donde los niños y niñas van construyendo un conocimiento estereotipado sobre los géneros, debido a la observación de un “mundo tipificado y binario”.

Como indicó la conferenciante, el desarrollo del lenguaje es un elemento crítico, ya que permite la formación y representación de los géneros, siendo primero el de los demás y posteriormente el propio. Una vez alcanzada la diferenciación entre la tercera y primera persona, comienza la construcción de la identidad propiamente dicha y se da paso al nivel de permanencia, en el que los niños y niñas son conocedores de la estabilidad de su identidad. “Entre lo innato y la elección, está la construcción; no se elige”, afirmó Sanchís. El último paso es la autoconciencia y la meta-conciencia, en la que los niños y niñas poseen creencias altamente estereotipadas acerca de los géneros y comienzan a aplicarlas a los demás.

Pero como explicó Carla, no todas las niñas y niños son iguales y es en este momento cuando surgen los “variantes de género”. Por un lado están los “CIS”, personas que experimentan una concordancia entre la identidad de género y el sexo asignado, pero por otro lado están los “TRANS”, personas que experimentan una discordancia entre la identidad de género y el sexo asignado. Sanchís cerró su discurso explicando que dentro de este último grupo se encuentran las “transexualidades”, la identificación con “el otro género” y los “transgenerismos”,  la conceptualización no binaria del género.

Por su parte, José Luis Casado Santamaría, sexólogo clínico y miembro de Dialogasex, centró su discurso en la sexuación, la sucesión de acontecimientos bio-psico-sociales que hacen que seamos seres sexuados: hombres y mujeres. Casado afirmó que todos los seres son sexuados, es imposible no serlo. “Está muy de moda el término asexual, pero es imposible no ser sexual”, aseguró el sexólogo.

El ponente explicó rigurosamente el proceso de transexualización, en el que el primer paso a tomar es la psiquiatría: descartar otras patologías, seguido de una atención psicosocial, un proceso de hormonación, cambio de nombre y sexo legales y por último cirugías menores y mayores.

Casado cerró su discurso dejando algunas afirmaciones como “todos y todas tenemos algún que otro nivel transexuado en nuestros procesos de sexuación” o “no tenemos una explicación causal de la transexualidad, pero eso es irrelevante para saber mejorar la vida de las personas trans y sus familias”.

Compartir