No quisimos ser tanto

3
502
PATRICIA LUCEÑO MARTÍNEZ  |  Fotografía: P. Luceño  |

La memoria es traicionera. Asimilarlo es duro y nos negamos a creerlo. Da igual cuántos nombres propios nos lo adviertan a lo largo y ancho de la historia universal. Maquillar los recuerdos, abrillantarlos obviando las partes menos amables, es tónica constante en la trayectoria humana. Quizás, de hecho, sea una de ese pequeño puñado de cosas que todos, sin excepción, hacemos. Una de esas constantes de una humanidad que parece empeñada en dividirse con fronteras, ideas o símbolos.

La parcialidad está mal vista. Pero puede que esta subjetividad, esta, en ocasiones, hipocresía, sea la más sincera muestra de nuestra naturaleza, sea la excusa que nos permite seguir caminando cuando todo a nuestro alrededor se tambalea. Ilusionarse de nuevo es más sencillo si coloreamos nuestros recuerdos con la tonalidad que más nos gusta. En un ejercicio, por tanto, de pura y exponencial parcialidad humana, vamos a hacer balance de un curso que ha sido principio y fin de hábitos, experiencias y lecciones.

Como caminar es tropezarse, pero también volver a ponerse en pie, nos quedamos con ese total de sesenta y tres personas que han formado la plantilla de Inform@UVa a lo largo de estos meses. Algunos lo han hecho con paso firme, otros de puntillas y unos cuantos de manera intermitente. Todos ellos, creemos firmemente, con la ilusión de hacer este mundo un poquito mejor; con la fuerza torrencial que precede el trigésimo cumpleaños; con la determinación de demostrar que el futuro se abre paso, sea cuantas sean las zancadillas de una sociedad que tiende a minusvalorar lo que tiene delante.

Ahora somos un poco menos ingenuos y un poco más humildes. Hemos aprendido a fuerza de golpes en qué momento callar y en cuál negarnos a hacerlo. Que la historia no es una, sino muchas, y que todos tenemos en algún momento cierta parte de razón. Que algunas personas sorprenden y que otras, habitualmente de manera imprevista, decepcionan. Que, en donde menos te lo esperas, nace una flor.

También hemos aprendido que crecer cuesta, que crecer duele. Que hay trabajos que, inevitablemente, suponen horas interminables y muchos sacrificios. Pero también que, entre bostezos y ojeras, las sonrisas brillan más.

Pese a todo, hay quienes continúan tecleando con la timidez de la falta de experiencia, con la timidez de ampararse en una firma que pocos conocen. Desde aquí, lanzo un grito de guerra. Andemos con la cabeza bien alta. Porque sí, lo hemos conseguido. Hemos cerrado un curso que, a veces, parecía que no iba a llegar a su fin, como tantas y tantas crónicas que esperaban abiertas durante horas, casi inertes, ante el hiriente brillo de una pantalla que parecía burlarse del que tenía enfrente.

Lo hacemos, eso sí, llenos de cicatrices. Con heridas que, alimentadas por la más pura realidad, aún supuran. Con la impotencia casi pueril todavía latente. Con rasguños ansiosos de un viento estival que siempre cura, que nos invita soñar durante las largas noches de verano que los amplios cielos de Castilla parecen hacer inmensas. Porque soñar es fácil cuando el calor horada los huesos.

Renaceremos en septiembre, la cíclica primavera de los estudiantes, entro olor a libros nuevos y caras todavía desconocidas. Con nuevas ideas, nuevas firmas y nuevas formas de ver la vida, que se reciclan constantemente cuando los agostos aún son para disfrutar. Entre anécdotas y locuras, sin duda, Inform@UVa retornará. Porque, aunque nos intenten vender lo contrario, la ilusión está muy viva. No la matemos.

Nosotros, que con la certera humildad de los comienzos no quisimos ser tanto, precisamente por eso nos vamos… para volver a encontrar el dulce camino de regreso.

.

Que no quiero ser tanto.
Quiero vivir en mi tierra
agrietada de manantiales cristalinos,
andar un poco más lejos que las fronteras
por la sublime añoranza del regreso.
 
Que no quiero ser tanto.
Quiero ser un poco de sol y un poco de noche,
quiero ser viento y calma,
tormenta, lluvia y olor a tierra mojada.
.
Manolo Chinato
.
.
.
.
MEMORIA DEL CURSO ACADÉMICO 2015-2016  |  INFORM@UVA
RESUMEN DE LA MEMORIA DEL CURSO 2015-2016  |  INFORM@UVA
.
Compartir

3 Comentarios

  1. Una reflexión muy emotiva de lo que es el camino, que tan claramente se entiende por los caminantes y un recuerdo para este curso de la labor de Informauva, la de todo el equipo y la tuya en estas palabras. Gracias
    .

Comments are closed.