Carlos Blanco, el ‘padrino’ esperanzado de la quinta promoción de Periodismo

3
599

Carlos Blanco es un referente del periodismo de calidad en Castilla y León, especialmente en Valladolid. No en vano, la ciudad del Pisuerga fue el lugar donde se produjo el primer contacto de este profesional, segoviano de nacimiento y Licenciado en Derecho, con un micrófono. Aquí, 33 años después de adentrarse en la aventura del oficio, disfruta de la que considera una “retirada a tiempo” sin abandonar la ilusión por afrontar nuevos proyectos que le permitan continuar escribiendo.

El nombre de Carlos Blanco aparece vinculado a los orígenes del periódico El Día de Valladolid y del programa de Cadena SER La Ventana Castilla y León, pero también la regionalización informativa del archipiélago canario por parte del grupo PRISA lleva su sello. Y es que el currículo de este segoviano es extenso y denota un bagaje profesional que bien vale la petición que le formuló la Universidad de Valladolid el pasado mes de octubre: convertirse en el padrino de la que será la quinta promoción de Periodismo de la UVa.

Inform@UVa– Para presentar todos los logros de una persona que ha sido Jefe de programación de Radio Valladolid, subdirector del periódico ‘El Día’ en esta ciudad y Director Regional de Contenidos en la SER de Canarias y de Castilla y León, se necesitaría mucho tiempo. Por eso, ahora que con la evolución de las nuevas tecnologías está tan de moda ofrecer información en 140 caracteres, concrete: ¿Cuál de todas sus experiencias profesionales le ha marcado más como periodista?

Carlos Blanco– Me resultaría muy complicado elegir solo una experiencia porque parte de lo que soy es resultado de haber pasado por todos los medios de comunicación posibles. Estuve en TV para poner en marcha un programa cultural, en prensa para ver nacer ese gran periódico que es El Día de Valladolid, en Radio Valladolid para ejercer como Jefe de programas… Sí, definitivamente creo que todas las experiencias son importantes aunque, personalmente, prefiera el trabajo que se desarrolla en prensa y radio.

I.- Usted se ha retirado recientemente, pero defiende que “el periodista nace, no se hace”, ¿Insinúa que la faceta periodística no desaparece con la jubilación?

C.- En efecto. El verdadero periodista nunca se retira definitivamente. Yo sigo y seguiré vinculado al periodismo mientras pueda y se me permita escribir. De hecho, desde el año 1987 he escrito en las páginas de opinión de El Norte de Castilla y ahora he incrementado esas colaboraciones. Me siento muy cómodo cuando me encargan artículos de opinión… Tal vez se deba a que en El Día, mientras funcionó con el grupo PRISA, yo hacía cada día los editoriales. Escribir un nuevo libro también figura entre mis futuros planes.

I.- A propósito de obras que llevan su firma, el libro “Entrevistas” perece un buen ejemplo de cómo especializarse en un género primordial en el ámbito periodístico. ¿Cuál es la clave para sacar el máximo partido al encuentro con un entrevistado?

C.- Lo primero que debemos tener en cuenta, lo fundamental, es que cuando alguien te concede una entrevista hace un acto de generosidad muy grande al que hay que responder con profesionalidad, humildad y honestidad.

I.- Gracias Carlos.

C.- (Risas). No, no… Yo me he prestado gustosamente a este encuentro y soy quien os agradece que os intereséis por mi persona. Hoy, aquí, hablamos de periodista a periodista, sin distinciones.

I.- ¿Cómo ha evolucionado ‘Carlos Blanco’ como periodista desde sus comienzos?  

C.- Espero que a mejor, pero eso nunca se sabe. Solo puedo afirmar que yo entré en este mundo por vocación y que jamás la he perdido. Si esta profesión no fuese vocacional se convertiría en uno de los trabajos más duros, porque aquí sabes cuándo entras pero difícilmente cuándo sales. Además es fundamental ser honesto. Ya lo decía Kapuscinski: para ser buen periodista hay que ser buena persona. Los ingleses, que son más remilgados, prefieren decir: No digas como periodista lo que no dirías como caballero. En realidad significa lo mismo… Un periodista tiene que ser honesto porque jamás podrá ser totalmente objetivo. La objetividad no existe, pero debemos tender a ella a través de la honestidad.

I.- -Usted ha podido comprobar en primera persona lo que significa abrirse camino como periodista, pero también ha observado como profesional consolidado la manera en la que intentan hacerlo las nuevas generaciones. ¿Qué opinión tiene de los nuevos licenciados en Periodismo que salen de la UVa?

C.- Buenísima, estupenda. Hablo por propio conocimiento. Después de mi estancia de seis años en Canarias vine a Valladolid con el encargo concreto de avanzar en la regionalización de la Cadena Ser en esta comunidad autónoma y montar nuevos programas como La Ventana de Castilla y León. La persona que me ayudó a llevar a cabo este proyecto fue precisamente una alumna de la UVa, Lara Vegas. Hoy, con solo 26 años, Lara dirige aquí La Ventana con unas cifras de audiencia envidiables.

I.- ¿Qué consejo daría a los estudiantes de la UVa?

C.- Lo más importante es que se formen adecuadamente. Aún así, es innegable que el periodismo es fundamentalmente un oficio y la práctica hace que lo veamos todo con un prisma diferente. Se empieza como becario, después hay que luchar por quedarse dentro del medio de comunicación y, por último, esforzarse por ser mejor cada día y tratar de crecer como profesional. Es muy duro por la competencia existente pero todos hemos pasado por ello y aprendido de nuestros errores.

I.- Cada etapa entraña unas dificultades ¿Qué retos van a tener que afrontar las nuevas promociones de periodistas?

C.- No se sabe hacia dónde caminamos… Atravesamos una época de más incertidumbres que certezas en la que ni siquiera el nombre de los medios de comunicación corresponde a la realidad. ¿Por qué se llama “periódico” o “diario” a un espacio que se actualiza constantemente y a lo que podemos acceder en el preciso instante en que lo deseamos? Los cambios afectan incluso a los géneros, pero yo soy optimista. Hay que serlo porque la única solución es hacer periodismo, ante la duda hacer un periodismo de calidad. La realidad necesita, en el buen sentido de la palabra, una manipulación, y esa contextualización e interpretación de los hechos es trabajo de los periodistas.

I.- Entonces ¿Qué significa para usted el llamado ‘periodismo ciudadano’ que se desarrolla hoy en la Red?

C.- Debe ser tenido en cuenta, pero solo como fuente. Por mucho que algunas personas insistan en ello, Internet no es un medio de comunicación, sino un vehículo de la información.

I.- Los internautas son muy inquietos, como el buen periodista…

C.- El buen periodista tiene que estar vivo.

I.- De todo esto podrá usted hablar el próximo día 23 de junio en la graduación de Periodismo. ¿Cómo afronta ese compromiso?

C.- Me pregunto de qué temas les gustaría a los recién licenciados que hable. Si no me lo dicen creo que me plantearé esa charla pensando en mí, en lo que a mí me hubiese gustado escuchar cuando empecé en esta profesión. Muchos novelistas escriben la novela que a ellos les gustaría leer… Yo haré lo mismo cuando prepare mi “charleta”. No mostraré un optimismo antropológico pero sí espero transmitir esperanza, esperanza para llegar al progreso.

Compartir

3 Comentarios

Comments are closed.