Brigada Mixta: cultura rompedora entre amigos

0
358
SANDRA FERNÁNDEZ LOMBARDÍA  |  Fotografía: S. Fernández  |

Se conoce como fanzine al tipo de publicación periódica hecha con pocos medios y con una tirada más bien reducida que difunde temas culturales de carácter alternativo. Brigada Mixta, en este ámbito, es el recién nacido de Valladolid. La presentación, acaecida este miércoles, estuvo presidida por Marta Álvarez, principal artífice del proyecto. Con gracia y timidez, explicó su pequeña publicación vanguardista a todos los asistentes que abarrotaron la pequeña galería de El Carrusel.

Aunque acabe de salir a la luz, este proyecto lleva gestándose alrededor de un año. Después de un tiempo formando parte de este movimiento, se dio cuenta de que ni ella ni sus compañeros reflexionaban demasiado sobre todo lo que hacían. El principal inconveniente fue el tiempo. “Parece que todos los proyectos se acaban hundiendo por la cantidad de tiempo que requieren”, explicó en la presentación. Aunque el haber formado parte de este mundo artístico le hizo más sencillo agrupar a redactores que se sumasen al proyecto: “Empecé a contactar con gente que me parecía interesante que participase, gente cercana o que ya conocía y sabía que podía aportar algo de calidad”.

Brigada Mixta pretende centrarse en el análisis de lo local. “Participa gente bastante distinta y eso hace que podamos formar una comunidad heterogénea, que no se cierre en sí misma”, defendió. Marta estaba cansada de depender de grandes instancias a la hora de realizar un proyecto: “Necesitaba hacer algo que dependiese de mí”. Esta independencia se muestra también en el contenido, ya que “todo este proyecto se enfrenta al mundo con una perspectiva crítica”.

¿Por qué Brigada Mixta?

Algunos conocidos ya han criticado lo bélico del nombre, pero Marta no le da demasiadas vueltas: “No estamos atacando a nadie ni defendiéndonos, pero sí existe un carácter combativo por recuperar cierta historia local, un tanto olvidada o ignorada”. Admitió ante los asistentes que esta denominación tiene un carácter romántico porque, en realidad, es un título que le gusta de forma estética, aunque entiende que se pueda interpretar un cierto significado violento.

El principal referente del fanzine son los movimientos de vanguardias; ese sentimiento de trabajar en grupo y cambiar las cosas, realizarlas de forma diferente: “Queríamos hablar de cosas novedosas y reivindicar la vanguardia cultural más allá de lo local, que trascienda límites”. Además, como les sucedió a las propias vanguardias, Marta es consciente de que este nuevo fanzine puede fracasar, pero no puede evitar echarse a reír cuando lo reconoce. “Tal vez estemos destinados a ser un fiasco, quién sabe”, apuntó.

Lo provinciano está de moda. Marta cree firmemente que un movimiento vanguardista existe y es posible en la ciudad de Valladolid, que este tipo de corrientes tienen cabida más allá de las grandes ciudades como Madrid o Barcelona. “Soy una provinciana y estoy orgullosa de serlo”, afirmó y continuó explicando que vivir en la periferia no es malo si la población de esa periferia se organizada y es consciente de las posibilidades que tienen si se unen y trabajan en común. “Se trata de pensar globalmente para actuar localmente”, concluía.

Brigada Mixta, por tanto, apuesta por lo local, por el empoderamiento de la cultura de aquí, dentro de unos márgenes muy amplios. “La cultura es algo muy transversal, todos los ámbitos de Valladolid deben estar presentes, el grupo debe seguir creciendo”. Se trata de una publicación que, de esta forma, pretende crear una comunidad “de amigos”. O, al menos, así lo definió Marta momentos antes de estallar en un ataque de risa: “No estoy buscando amigos, es una expresión. No estoy sola, sabéis lo que quiero decir”. Las carcajadas en la sala fueron generalizadas.

Bromas a un lado, este fanzine cuenta con la colaboración de muchos de sus amigos, sin comillas. Amigos como Oliva Cachafeiro, que participa en la primera tirada con un artículo sobre las asociaciones vecinales y su relevancia en la sociedad. Alberto Marcos Cabero, que se encontraba entre el público, aprovechó para debatir, junto a su compañera, las actuales diferencias entre los movimientos propios de las asociaciones vecinales y los del 15M. Ambos están de acuerdo en la existencia de una brecha generacional. “Tuve que ver cómo al principio me veían como un chaval que no tenía ni idea y cómo ahora, años después, veo a las nuevas generaciones pensando lo mismo de mí. Las ideas se van renovando”, relataba Cabero.

La reunión también contó con la participación de un emigrado. Andrés Carretero, otro de sus autores, ya no reside en Valladolid, pero grabó un vídeo que Marta se encargó de reproducir para todos los asistentes. Como los demás, Andrés le dio la enhorabuena a sus compañeros y reflexionó sobre la importancia de los fanzines a la hora de difundir cultura y conocimiento. Esther Gatón también fue mencionada por Marta para agradecerle su exquisita labor de maquetación.

El Carrusel acogió, de este modo, a un grupo de amigos que pudieron dar la bienvenida en un ambiente distendido, con cervezas frías y gominolas, a este primer número del fanzine Brigada Mixta, que tiene un precio de tres euros. Marta ya nos lo ha advertido: no os vayáis muy lejos, el segundo número ya está en camino. Brigada Mixta ha venido para quedarse.

Compartir