LAURA GARCÍA BORGES  |  Fotografías: cedidas por Beatriz Castañeda Aller  |

Beatriz Castañeda Aller tiene claro que quiere volver a Colombia después de haber disfrutado una beca Pacid en el país. Este tipo de oportunidades tienen el objetivo de que los alumnos puedan hacer sus prácticas de empresa en países en vías de desarrollo y que al volver puedan trasladar la experiencia a la comunidad universitaria a través de actividades y charlas que impartirán los mismos becados “no es algo que esté pensado para el enriquecimiento personal individual sino colectivo” apunta la alumna de 4º de periodismo. La beca está destinada a personas que hayan sentido un interés por asuntos sociales “Yo he estado muy relacionada con el área de cooperación y desarrollo desde que entré en la universidad porque es un tema que me interesa mucho. Casi desde primero de carrera tenía claro que iba a pedir esta beca cuando llegara el momento.”

Aprender a descolonizar el periodismo. Esta es la cuestión que Beatriz busca resolver ya que dice encontrarse ahora “en un momento de quiebre en el que tengo que compatibilizar lo que ha aprendido allí con lo que era antes de irme y ver en qué me transforma el resultado de ese proceso”. La vallisoletana asegura que muchas veces vamos con nuestra visión occidental y solapamos su voz, consciente o inconscientemente, en vez de dejar que hablen por ellos mismos “no es solo que hablemos por ellos en el norte, en Estados Unidos y en Europa, sino que muchas veces esa historia luego se devuelve y ellos tienen que escuchar su propia historia a través de nuestro filtro. Quiero reflexionar sobre cómo puede desarrollarse la actividad periodística desde nuestra posición de occidentales sin hablar a través de ellos”.

El Área de Cooperación y Desarrollo intenta que la organización de destino esté vinculada a otra en España, y este fue el caso de Beatriz, quien comenzó su experiencia en Fundación Forjando Futuros (Colombia), que está asociada a la Asamblea de Cooperación por la Paz (Madrid). “Me gustó muchísimo la actividad de la fundación porque me gustaría dedicarme a procesos de paz y resolución de conflictos y Colombia se encuentra en ese proceso ahora mismo. Lo que más me llamó la atención fue la ética de la fundación y el trabajo que realizaban.” A pesar de que la alumna tenía claro que quería disfrutar de esta experiencia, fue la labor de la fundación lo que hizo que se decidiera por Colombia “Yo iba con un poco de precaución por lo que he escuchado del país desde que he nacido. Me facilitó mucho la experiencia el no ir sola, ya que iba con un compañero que estudia Telecomunicaciones, Daniel Conde Caballero. Colombia es un país que acoge con los brazos abiertos y el abrazo más caluroso que se pueda imaginar a cualquier persona que llega de fuera. Creo que ese sentimiento de hospitalidad es algo que tienen muy dentro y que se agradece muchísimo. La Fundación se volcó muchísimo con nosotros, nos ayudaron fuera y dentro del ámbito laboral.”

La Fundación Forjando Futuros se dedica a la atención de víctimas del conflicto colombiano desde hace muchos años. Su principal objetivo es la recuperación de las tierras que les han sido despojadas por la guerrilla, por empresarios, por paramilitares y sobre todo empresarios en alianza con paramilitares. En esas ocho semanas que duró la estancia en Medellín, Beatriz Castañeda y su compañero realizaron dos funciones “los primeros días estuvimos participando en un informe que refleja cómo está evolucionando el país y que, realmente, no se están devolviendo estas tierras. Nosotros en ese tiempo nos encargábamos de estudiar todas las masacres que se habían cometido en distintas zonas de Colombia desde 1999 hasta la actualidad. Para el resto de la estancia les propusimos hacer entrevistas a campesinos víctimas del conflicto y hacer clips de un minuto y medio en el que los ellos contaran su historia. La organización nos dio el visto bueno y nos pusimos a ello visitando varios pueblos de la región de Antioquia”.

Beatriz Castañeda y Daniel Conde realizando una entrevista. / Fotografía cedida por Beatriz Castañeda.

Además, uno de los principales objetivos que busca esta beca es que los alumnos que han viajado a estos países en vías de desarrollo vuelvan y proyecten su experiencia a la comunidad universitaria y que esta pueda conocer la realidad que se vive allí y a la que los medios tradicionales no le dan relevancia “la importancia de las personas que hemos podido vivir esto y escucharlo a través de los ojos de los colombianos reside en que podemos trasladarlo aquí tal y como lo hemos visto y sin el sesgo de los medios de comunicación o los intereses empresariales que pueda haber de por medio.”

Beatriz tiene claro que esta experiencia ha marcado un punto de inflexión en su vida y que quiere que su carrera profesional continúe por estas vías “me gustaría enfocarme en la comunicación para la cooperación porque he descubierto a lo largo de estos años que es mi vocación, y especialmente el desarrollo para la paz y la resolución de conflictos. Me encantaría volver al país y seguir colaborando con su realidad. Para mí Colombia no es un capítulo cerrado. Es una experiencia muy fuerte que al final te atrapa.”

Compartir