Así fue la Jornada de Puertas Abiertas de Filosofía y Letras

0
452

El pasado viernes, 13 de marzo, se celebró en la facultad de Filosofía y Letras la tradicional Jornada de Puertas Abiertas que desde hace algunos años se organiza en distintos centros de la UVa para que los estudiantes preuniversitarios puedan informarse sobre los grados que más les interesan ante su futuro académico más cercano. 

La jornada en Filosofía y Letras constó de dos actos informativos, uno a las diez de la mañana y otro a las 16.00 horas. El primero de ellos contó con una mayor asistencia, ya que muchos colegios e institutos suspendieron las clases para que sus alumnos pudieran informarse de los diferentes grados y conocer en primera persona el lugar donde pretenden estudiar en los próximos meses.

Ya a primera hora de la mañana, las redes sociales recogían decenas de comentarios con las expectativas que los jóvenes manifestaban a través de sus perfiles en Twitter.

Lógicamente, las principales preguntas en estas charlas organizadas por la universidad se centraron en el plan de estudios y asignaturas de las carreras, así como en las salidas profesionales de las mismas. Aunque tímidos, los asistentes participaron activamente en las conferencias, impartidas por representantes de la facultad y miembros del profesorado.

Además de las dos sesiones en el Salón de Grados de Filosofía y Letras, también se instalaron mesas de información en el primer piso del edificio. Allí, tanto alumnos de cuarto de grado como profesores de las diferentes titulaciones aportaron a los visitantes información útil y de primera mano para resolver sus dudas, que en un buen número de casos se centraron en las carreras de Estudios Ingleses y, en mayor medida, de Periodismo.

En definitiva, la Jornada de Puertas Abiertas tuvo una gran acogida manifestada en el ambiente animado que los preuniversitarios aportaron con su entusiasmo ante el gran salto que se avecina en sus vidas: asentar unos nuevos pilares formativos para construirse a sí mismos y alcanzar sus metas.

Texto y Fotografía: Alba Rodríguez Cougil

Compartir