AMANDA CAVERO GONZÁLEZ  |  Fotografía: Amanda Cavero  |

Antonio G. Encinas y Ángel Ortiz, redactor y director de El Norte de Castilla respectivamente, acuden a Filosofía y Letras para  dar una conferencia sobre dos temas de actualidad y evolución tecnológica: “150 años de evolución tecnológica” y “Las pasarelas de pago“. La conferencia ha tenido lugar a las 12 h hasta las 14 h en el salón de grados de la Facultad.

Comienza presentando la profesora de innovaciones tecnológicas, Estrella Alonso que da paso a Antonio G. Encinas (periodista y redactor de el periódico): “El Norte de Castilla”, que explica la revolución tecnológica y su historia “150 años de evolución tecnológica”.

La historia comienza desde la fundación de El Norte de Castilla y las nuevas tecnologías a las que el periódico tuvo que enfrentarse como la televisión o la radio. El Norte de Castilla nace en 1984 y con ella la imprenta de madera que, se diferenciaba de la de Gutenberg en que ésta primera se destinaba únicamente a un tipo determinado de publicaciones. Ya existían 29 imprentas ese mismo año.

Para la mejor redacción, se inventa el chibalete, un tipo de caja tipográfica con los distintos tipos de letras que se podían utilizar, ya sean por ejemplo, las que todos conocemos como el tipo de letra Times New Roman que en el word aparece, explica apasionadamente Encinas. “El Norte de Castilla siempre ha sido el periódico más avanzado tecnológicamente, a lo largo de su historia era el primero en tener rotativas, imprentas e incluso comprar máquinas que aunque luego no funcionaban invertían en ellas para poder mejorar la calidad”, afirma Encinas, explicando seguidamente otro avance más: las rotoplanas, que permitían la producción de tiradas aún  más rápidas. Sin embargo, estos avances tecnológicos que amenazaban con quitar el empleo a muchas familias provocaban disputas y que, muchos empleados intentaban romper estas máquina.

Por último, la linotipia, fue la revolución más importante que obtuvo el periódico. Se trata de una máquina que trabaja con plomo fundido y que permitía mejorar la producción, esto unido a las rotoplanas que permitían incrementar la rapidez en la impresión como anteriormente se menciona era “el nova más que se produjo en esa época”, según Encinas. Como complementos y curiosidades tecnológicas encontramos los primeros teclados que Encinas explica ayudado por una fotografía en la que se observa que las mayúsculas  del teclado se encuentran al lado derecho del teclado y las minúsculas al otro lado, además los caracteres más novedosos se encontraban aún más a la izquierda del teclado. A lo largo del tiempo surge la estereotipia que, unido a la linotipia, lo que hace es convertir esa composición en plomo de la tirada que era plana, en una teja curva, de esa manera se podía colocar en la rotativa.

El proceso de producción comenzaba por una simple máquina de escribir, después pasaba por todas las máquinas anteriormente mencionadas hasta que llegaba a la estereotipia para poder convertirla a forma de teja que, según Encinas, en palabras simples se trataba de colocar una especie de cartón encima y prensarlo bien hasta que  se producía la forma de teja. Por último, para darle más matices se pasaba por la fresadora.

El mayor problema de las máquinas, era la toxicidad del plomo, lo que llevaba a los trabajadores a llevar ropa vieja por si les salpicaba el plomo, con la única recomendación de beber leche para evitar la toxicidad.

Seguidamente, tras explicar todos los procesos por los que pasaban el texto y las imágenes (que se realizaban en cin, un material parecido al plomo), además de los distintos tipos de máquinas que permitieron la mejora del periódico, el director de el Norte de Castilla (Ángel Ortiz), pide paso.

Ángel Ortiz explica como bien dijo Encinas, muy brevemente, que el Norte de Castilla es el periódico más antiguo que aun funciona actualmente y comienza a explicar “las pasarelas de pago”.

El precio de las cosas, es uno de los temas que Ortiz comienza a explicar: “una cosa es el valor, otra el precio y otra lo que se pague por ese precio”. El valor del periodismo se ejemplifica mediante unas fotos muy variadas de personajes públicos y la malinterpretación de éstas hacia connotaciones negativas, con la intención de crear falsas noticias. Los conceptos valor y precio unidos al periodismo se traducen en la inversión en diferentes aplicaciones para poder generar un beneficio para que los periodistas pudieran tener beneficios personales, sin embargo, este beneficio se rompió con la aparición de internet. “Los periodistas tenemos la mala costumbre de querer comer 3 veces al día”, afirmaba Ortiz en referencia a lo anterior. La aparición de internet produjo que los ingresos que se producían por la vía de los anuncios pasara a producirse por la vía de internet.

“Vosotros estáis pagando con vuestros datos algo que aparentemente es gratis”, afirmaba Ortiz a la hora de hablar de Internet y sus indirectas formas de pago. La tarea de exponer el pago a las personas es difícil porque el usuario piensa que ya que dispone de algo gratis no va a pagar por ello. Sin embargo, como anteriormente se menciona si se paga solo que indirectamente y es por ello que el Norte de Castilla pasará a tener pasarelas de pago el próximo 7 de mayo. Lo que vienen a ser pequeñas cuotas mensuales (6€) por la obtención de los contenidos, es decir, en total una suscripción anual de 60€.

Los contenidos cambiarán significativamente para todos  los usuarios subscritos al periódico online, puesto que Ortiz afirma que mejorando la calidad valdrá la pena subscribirse. “Habrá contenidos en la web que no aparecerán en papel”, Ángel Ortiz.

La conferencia termina con una pequeña rueda de preguntas y con un reflexión de Ángel Ortiz, en referencia a la valoración de las adversidades que surjan a lo largo de nuestra vida: “Valoréis muy mucho lo que os cuentan los periódicos”.

Compartir