Ana Cea Navas: “El poder del cine está demostrado y es aún más innovador en el cortometraje”

0
1612
MICHELLE ORTEGA RIVERO  | Fotografía: M. Ortega

El cine y la temática social. Estas son las pasiones innatas que se juntaron en la firma de Ana Isabel Cea Navas, actual profesora del Área de Periodismo de la UVa, quien ha encontrado en el cortometraje  la esencia de estos dos conceptos.

Desde muy joven, Ana Cea Navas, acudía a las salas de cine donde despertó su inquietud por este arte. La inexistencia de unos estudios de este área en Valladolid, su ciudad natal, le obligaron a deshechar la idea y decidió estudiar Educación Social. Al finalizar la carrera, su gusto por el cine no había desaparecido.

Descubrió la posibilidad de realizar la licenciatura de Comunicación Audiovisual en la Universidad de Salamanca (USAL). “Fue el punto de inflexión que me hizo unirme al cine totalmente”, recuerda Ana. Y, efectivamente, halló otra forma de leer y observar el cine pero “siempre intentando extraer su aspecto social“. Sin embargo, sus ganas de acercarse más a él no cesaron y siguió formándose. Realizó el máster de Historia y Estética de la Cinematografía en la Cátedra de Cine de la UVa y, posteriormente, el doctorado en Comunicación Audiovisual.

“Siempre intentando extraer su aspecto social”


Trayectoria

DSC_0515
Ana Cea en su despacho. Foto: M. Ortega.

Su trayectoria como profesional es tan extensa como la académica. Ha trabajado en departamentos de producción, como en el de la serie de ficción Policías. “Esta labor fue un punto de inflexión en mi vida, cuando acabe decidí que quería comunicar dentro y fuera del aula“, señala. Así, se centró en el aspecto educativo.

Aunque en la actualidad, es profesora de Publicidad y Relaciones Públicas, y Realización del Documental Audiovisual en la UVa, ha tenido la oportunidad de compartir sus conocimientos en la Universidad Europea Miguel de Cervantes y la Universidad Francisco de Victoria.  “No puedo abandonar el aspecto educativo porque lo social deriva de la educación”, añade.

“Lo social deriva de la educación”


Asimismo, se ha involucrado en proyectos relacionados con sus disciplinas. Ha gestionado las IV Jornadas de Cine de Filosofía y Letras: Los derechos humanos y sus amenazas (UVa), que concluyó con la publicación El ciudadano espectador: derechos humanos y cine (2012), en la que Ana incluyó una serie de artículos sobre el cortometraje. 

Su última colaboración en relación con el cine ha sido en la 16ª Muestra Internacional Cine LGBTI ‘Cinhomo’ en la que ha formado parte del jurado. “Ha sido un gusto colaborar con esto ya que se trata de una temática social de gran variedad”, expresa Ana.

Reconocimiento en el Festival de Cine de Medina del Campo

El doctorado lleva a Cea a plantearse una tesis que vincula las dos disciplinas en las que se formó: el cine y la comunicación audiovisual. Así, nació ‘La representación de lo social en el cortometraje de ficción español a través del Festival de Cine de Medina del Campo: primera década del siglo XXI’.

Me posicione con la parte débil del cine. El cortometraje es una obra marginal que cuenta historias sociales”, reivindica Ana. Fiel defensora de este formato cinematográfico, decidió centrar sus estudios en el análisis de alrededor de 300 obras que habían pasado por dicho Festival en la primera década del milenio.

“El cortometraje es una obra marginal”


IMG_8089
Cea en el Festival de Cine de Medina del Campo. Foto: Ana Cea.

Esta idea venía rondando desde que, en el año 99, gracias a las clases de narrativa audiovisual en sus estudios en la USAL, descubriese el valor social del corto. “La mejor forma de devorar cortometrajes es a través de festivales, porque se los excluye de las salas de cine”, apunta Ana, “el espectador se pierde una parte muy importante del cine”. De esta forma conoció el festival medinense: “cuando llegué ahí pensé: esto es una mina”. Ese gran descubrimiento le incitó a ser espectadora habitual y a profundizar en las entrañas del evento. “Me di cuenta de que en estos cortos se incluyen unos temas sociales reiterativos y encontré la oportunidad perfecta de unir la educación social y la comunicación audiovisual“.

El trabajo fue duro. Ana tuvo que recopilar un gran número de cortometrajes como pudo. El DVD anual ‘Los mejores cortos del cine español’ de la productora Mare Films y una serie de Fotogramas sobre cortos entre 2006 y 2007 fueron sus principales fuentes, junto a las filmotecas españolas. “La filmoteca vasca, la extremeña o la de la Madrid fueron de gran ayuda, sin embargo, la de Castilla y León no ha hecho este trabajo de recopilación“, reclama.

El primer reconocimiento por su labor se hizo en la presentación de la 29ª edición del Festival el 3 de marzo de 2016 en el Palacio de Longoria, actual sede de la SGAE. Emiliano Allende, director del evento, abrió el discurso con la tesis. “Fue inesperado y muy emocionante. Dio gracias a mi estudio diciendo que así por fin se había llevado el festival a la Universidad”, memora Ana, “al final suscitó una reflexión que le había despertado mi trabajo… si el cine era capaz de cambiar el mundo“.

¿El cine es capaz de cambiar el mundo?


En la inauguración del festival, el 11 de marzo en Medina del Campo, Ana Cea salió al escenario para sintetizar el trabajo de investigación que le había llevado 7 años.  Tras ello llegó un reconocimiento más, se le entregó la primera letra de cambio que se hizo entre Medina del Campo y Florencia.

La colaboración de Ana con este festival aún no ha acabado. Espera que los datos recopilados en su proyecto sirvan para una posible publicación por los 30 años del festival. Asimismo, se plantea llevar a imágenes un guión para un cortometraje documental que ha incluido dentro de su tesis. “Soy muy autoexigente, llevo tantos años en esto que creo que no me podría permitir hacerlo mal, querría una obra perfecta”, relata Ana.

Con una trayectoria dedicada al cine y la temática social Ana nos recuerda que “el poder del cine está demostrado y es aún más innovador en el cortometraje”.

Compartir