MARTA LERA IGLESIAS  |  Fotografía: Pablo Nicolas Cabrera

Ganadora del premio extraordinario del Máster de Investigación en Comunicación, master del área de Periodismo e Historia. Alumna con un gran número de matrículas de honor, Alba Diez Gracia  es graduada en Periodismo y un gran ejemplo del perfil de periodista-investigador.

Pregunta: Alba, ¿siempre quiso hacer periodismo?

Respuesta: Era algo que tenía en la cabeza de pequeña, a veces, como de forma pasajera, porque yo siempre he querido ser muchas cosas… y cuando de mayor me tuve que plantear qué quería hacer después del instituto, estuve mirando cosas y me di cuenta de que el programa tenía bastantes materiales diferentes, ya que hay cosas de política, economía, etc. Y me lancé un poco también por eso, por el ansia de saber de todo un poco. Al final, con los años fui haciéndome mi “huequito” y me fue llamando más la atención y aquí me he quedado.

P: ¿Cuál es su tipo de periodismo favorito? ¿Ha cambiado de opinión a lo largo de los años?

R: Yo diría que es el de investigación porque se trata o al menos la intención es hacer siempre algo de contra poder. Y yo creo que mi opinión no ha cambiado con respecto a los años, si quizá del periodismo en general, pero no en disgustos.  Y sí, yo diría que es el tipo de periodismo que más me gusta, siempre y cuando este enfocado al ‘advocacy journalism’.

P: Su TFG trata sobre la figura del prosumidor, ¿en qué se inspiró para ello? ¿Podría explicarlo un poco para que todo el mundo lo entienda?

R: Digamos que surge mucho de mi experiencia. Yo como una persona que soy nativa digital, que he crecido y a lo largo del tiempo me he incorporado de forma muy orgánica a Internet y he participado en Internet desde los tiempos del Tuenti… inmemorable. Pues parte un poco de esa experiencia y de preguntarme quizá qué poder o qué influencia tenemos los internautas, los usuarios de Internet, dentro del crear contenido. Sobre qué trata pues es un análisis de una red social especializada en literatura y cómo los usuarios publican allí las críticas sobre los libros que leen y digamos que la audiencia se fía totalmente de estas críticas incluso deciden si lo compran o si lo leen o no en base a estas críticas, sustituyendo un poco lo que tradicionalmente era el periodismo cultural especializado en crítica literaria. Se trata de cómo han cambiado los tiempos a ese y respecto. Y cómo nosotros como internautas formamos cada vez más parte del relato y de esa creación de contenido.

P: ¿Por qué decidió hacer el máster?

R: En 4 de carrera me picó muchísimo, con el TFG precisamente, el gusanillo de la investigación. Entonces cuando me di cuenta de que la Universidad de Valladolid tenía un máster en investigación de la comunicación que además era muy multidisciplinar y abarcaba muchas cosas desde el periodismo de la comunicación en general como aspectos de historia y de política dije “esta es la mía”. Porque cuando me di cuenta de que podía doctorar y podía continuar con el camino que había hecho con el TFG me vi como muy en mi sitio. Entonces quise probar y lanzarme, ya pesando en el doctorado y esa es la decisión que tomé, muy vocacional podría decirse.

En el siguiente vídeo, Alba Díez explica en qué consiste el máster que ha realizado en la UVa.

P: ¿El máster le ha hecho replantearse la estructura del periodismo actual?

R: Pues la verdad es que en general haberme metido en investigación y haber empezado a leer un poco aspectos más teóricos de “cómo se hace el periodismo”, sí que me ha hecho ver ciertas problemáticas de otra manera. Por ejemplo creo que tenemos que desquitarnos mucho, intentar cambiar los modelos económicos que tenemos ahora, sobretodo digitales, pero en general los modelos económicos y la convergencia empresarial. Y tenemos que plantearnos otra manera de hacer las cosas, eso es algo por ejemplo que sí que he pensado bastante a raíz de adquirir más conocimiento teórico sobre todo el área, sobre las estructuras de la comunicación, etc.

Díez habla en el siguiente vídeo de cómo le puede servir el máster para su futuro.

P: ¿Podría hablarnos de su TFM?

R: Pues intenta seguir un poco la estela que ya abrí con el TFG con esta figura del internauta capaz de participar en el relato y de crear contenido. Intento observar cuales son los cambios que ha sufrido la agenda ‘setting’ después de entrar a Internet y cómo se ha modificado a raíz de la entrada precisamente de usuarios que pueden acceder a las noticias a través de Twitter, a través de un enlace que le ha pasado un familiar por WhatsApp, a través de querer entrar todos los días solamente en la sección de sociedad. Entonces, trato de ver cómo eso ha influido a la hora de crear la agenda ‘setting’, qué contenidos están creando los medios.

P: ¿Cómo se sintió al ganar un premio en el único máster que tiene periodismo? ¿Tuvo que marcarse una metodología de estudios muy cuidada?

R: Fue muy satisfactorio, no tanto porque sea el único máster que tiene periodismo, sino porque para mí fue una carga de trabajo que me gustó mucho asumir, que hice con muchas ganas y con lo que decía antes, con bastante vocación. Todo el año del máster para mí ha sido muy bonito, he aprendido mucho y he crecido mucho.  vY también ver eso recompensado, ha sido maravilloso.

Una cosa que me gustó mucho del máster es que es muy práctico y que realmente no había que estudiar. Para adquirir el conocimiento no había que sentarse delante del libro y leértelo y aprender así, sino que aprendía muchísimo de las propias clases de los profesores, pero después al ponerlo en práctica con trabajos lo adquiría muchísimo mejor y sí que es un tiempo. Sobretodo el reto es organizarte, autogestinarte la cantidad de trabajo. Pero como yo lo hice con mucho gusto y para mí fue muy satisfactorio, en realidad, lo pasaba muy bien haciendo esos trabajos.

P: ¿Cuáles son sus perspectivas de futuro?

R: Doctorar y entrar en investigación, seguir con el TFM.  Pero abriéndolo más a una tesis doctoral y dedicarme a esto. Dar clases en la Universidad, que es algo que ya he experimentado de forma muy humilde y que me gustó mucho y disfruté mucho. Quiero seguir por ese camino.

Compartir