80 escritoras y un mundo de letras

0
361
JUDITH MALLOL MONTERO  |  Fotografía: Irene Herrero  |

Durante siglos, la literatura fue cosa de hombres; un arte que, como muchas otras, escapaba del alcance de las mujeres. Sin embargo, a lo largo y ancho del globo terráqueo, siempre hubo algunas valientes que se atrevieron a alzar su pluma y expresar sus palabras. Ahora, la Biblioteca “Gloria Fuertes”, situada en el centro cívico de la Victoria, ha querido rendir homenaje a algunas de estas mujeres con su exposición “La vuelta al mundo con 80 escritoras”.

La exposición fue estrenada a comienzos de octubre y se mantendrá durante los próximos seis meses. Su objetivo es el de dar mayor visibilidad a la literatura creada por mujeres; una literatura a la que consideran menos publicitada para los lectores. La muestra cuenta con más de 80 libros de diferentes géneros y temáticas.

80 mujeres de países muy distintos, desde Canadá hasta la India, Islandia o Nueva Zelanda,  componen la lista de la exposición. Aquí, se encuentran obras famosas y otras desconocidas, todas ellas seleccionadas por dos criterios: calidad y existencia de ejemplares en la biblioteca que acoge “La vuelta al mundo con 80 escritoras”. En esta estantería tienen cabida grandes biografías como Yo soy Malala (Malala Yousafzai, Pakistán, 2013), pero también novelas más destinadas al ocio y al entretenimiento, como Sushi para principiantes (Marian Keyes, Irlanda, 2002) que trata sobre las mujeres y la vida moderna.

La exposición no ha surgido de un día para otro, sino que, como confiesan las bibliotecarias encargadas de su creación y mantenimiento, Ana María, Rosa y María Ángeles, fue preparada a lo largo del verano para lograr una adecuada selección que resultase interesante a sus visitantes. También destacan que se ha conseguido el objetivo de la exposición, ya que, en el mes transcurrido desde su inauguración, los libros expuestos se han prestado más que antes, y aseguran que los usuarios han comenzado interesarse por las autoras de la exposición y por otras de sus obras no expuestas.

Muchos de los libros contemplados en las listas no aparecen en la exposición por estos mismos motivos. Pero, aunque el papel de “La vuelta al mundo con 80 escritoras” es grande, lo más relevante son sus contenidos, las historias. Son numerosas las novelas de las que se podrían hablar en este artículo: se puede detener en África, con Sueños en el umbral de Fátima Mernissi (Marruecos, 1994) que narra historias verídicas de la vida de las mujeres musulmanas en los harenes; o examinar las costumbres de este continente con Memorias de África, de Isak Dinesen (Dinamarca, 1937), un libro escrito por una baronesa danesa que quiso retratar sus experiencias de los años que vivió en Kenia.

Parando por Europa, los clásicos son imposibles de ignorar: Orgullo y Prejuicio (Jane Austen, Reino Unido, 1813), Cumbres borrascosas (Emily Brontë, Reino Unido, 1847) y El Diario de Anna Frank (Alemania, 1947) también tienen su hueco en esta estantería de escritoras. Y, en los extremos de Europa, la literatura femenina también es reseñable, como demuestran Ida Hegazi con su novela Perdón (Noruega, 2014), Anna Starobinets con su distopía El Vivo (Rusia, 2012) o Melania G. Mazzuco con su libro Un día perfecto (Italia, 2005) que retrata la vida de muchos personajes en el transcurso de 24 horas.

La de Mazzuco no es, ni de lejos, la única de estas obras que trata de reflejar la vida de varios personajes. Por ejemplo, en Asia, El vagón de las mujeres de Anita Nair (India, 2002) hace lo propio reproduciendo la realidad de las mujeres en la India a través de seis personajes femeninos que cuentan sus vivencias. Y, con cierta similitud, desde Oceanía los lectores pueden recrearse con el conjunto de Relatos breves de Katherine Mansfield (Nueva Zelanda) publicados en el año 2000 por Ediciones Cátedra.

El jardín de las mujeres (Aminatta Forna, Sierra Leona, 2006), El cuento de la criada (Margaret Atwood, Canadá, 1985), El corazón helado (Almudena Grandes, España, 2007), El libro de mi destino (Parinoush Saniee, Irán, 2012), La casa de Riverton (Kate Morton, Australia, 2006), etc. Conocidos y desconocidos, todos estos libros crean, en conjunto, una ruta a través de todo el mundo siguiendo el rastro de las letras de unas pocas escritoras seleccionadas de entre las múltiples que han alzado su voz, especialmente en las últimas décadas. Una ruta que, durante los próximos meses, todo aquel que lo desee podrá disfrutar.

Compartir