Mucho más que una biblioteca

1
109
Biblioteca de Filosofía y Letras - portada
DIEGO ARTIME MUÑIZ  |  FOTOGRAFÍAS: IRENE RUIZ  |  

Estanterías repletas de tomos; centenares de libros esperando al lector adecuado; tres plantas permanentemente habitadas por estudiantes adictos al café; silencio (del bueno, del que nadie impone, del que todos aceptan como lo que es: una necesidad, una virtud y una bendición). No, no es el paraíso. Pero casi. Se trata de la Biblioteca de la Facultad de Filosofía y Letras de Valladolid. Y sus puertas, querido lector, están abiertas para ti.

Entremos.

Estudiante entra en la Biblioteca de la Facultad de Filosofía y Letras de Valladolid
Una estudiante entra en la Biblioteca de Filosofía Y Letras  |  Fotografía: Irene Ruiz Domínguez

Lo primero que verás al traspasar el umbral será la amable cara del bibliotecario de turno. No temas, no te hará daño. Al contrario: estará encantado de ayudarte a solucionar todas las dudas que te puedan asaltar durante las horas que permanece abierto el recinto. Para ser más exactos: de lunes a viernes, de 08:10 a 21:30. Y, como la comunidad universitaria no descansa, la Biblioteca pone en marcha horarios especiales durante los periodos de Navidades, Semana Santa y verano para facilitar el estudio y acceso a los documentos que alberga.

Una vez superado el susto inicial te encontrarás en el centro de una habitación en la que hileras de estanterías llenas de libros compiten por el espacio con casi un centenar de mesas preparadas para el estudio o la lectura. Es la Planta Baja, y contiene la colección de libre acceso, constituida por los manuales y bibliografía básica o complementaria recomendada por los profesores de las diferentes asignaturas que se imparten en la facultad. Esta sala también alberga parte de la sección de referencia de la Biblioteca, compuesta por diccionarios, enciclopedias, directorios y otras obras de consulta. La otra mitad de esta sección se halla alojada en la Primera Planta, a la que se asciende por las escaleras situadas a ambos lados del recinto. Es la sala de estudio, y consta de 154 puestos de lectura a disposición de los visitantes.

El sótano constituye la última planta, que aloja la biblioteca de investigación de la facultad. Es una sala de acceso restringido a la que solo puede acceder el personal docente e investigador acreditado. Sin embargo, los usuarios que deseen consultar alguna de las obras aquí recogidas podrán hacerlo previa solicitud en el mostrador.

Todo esto está muy bien, pero… ¿qué necesitas para sacar un libro de la Biblioteca? Y, no menos importante, ¿cómo saber cuál será la duración de ese préstamo? Puedes consultar todas tus dudas en la Normativa de Préstamo de la Biblioteca o en el Anexo sobre condiciones de préstamo, pero lo primero que debes tener claro es la clase de documento que deseas retirar del recinto, y qué tipo de usuario eres.

  • Los usuarios Tipo A (estudiantes, personas que estén realizando el proyecto de fin de carrera en la UVa, miembros de la Asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad de Valladolid, graduados domiciliados en alguna de las provincias donde existen Campus de la UVa, transeúntes con carné de la Biblioteca Universitaria o visitantes relacionados con la universidad pública) podrán retener un máximo de diez ejemplares simultáneamente y cuentan con un límite de 14 días para devolver los documentos de préstamo largo.
  • Los usuarios Tipo B (Personal Docente e Investigador de la UVa en activo) cuentan con dos controles anuales para presentar las obras de préstamo largo, de las que pueden retirar un número ilimitado, aunque tienen una restricción de 10 ejemplares para el resto de préstamos.
  • Los usuarios Tipo C (investigadores, Personal de Administración y Servicios de la UVa y personal de los Servicios Especiales o de la Fundación General de la Universidad de Valladolid, así como el personal jubilado de la UVa) presentan las mismas restricciones que los usuarios Tipo A, aunque pueden retener las obras de préstamo largo hasta un máximo de 30 días.

El acceso a los demás documentos de la Biblioteca es igual para todos los usuarios, y es necesario diferenciar entre:

  • Préstamos de siete días.
  • Préstamos de documentos audiovisuales (se pueden alargar hasta 14 días).
  • Préstamos cortos (dos días a lo sumo).
  • Préstamos frecuentes (de un día).
  • Préstamos por horas.

A los préstamos frecuentes se les aplica, en caso de coincidir con el fin de semana, una ampliación hasta el lunes siguiente, y la Biblioteca prevé un préstamo especial de vacaciones en el supuesto de que un periodo vacacional coincida con la retirada de un documento.

Cartel indicativo en la Biblioteca
Cartel con indicaciones en el interior de la Biblioteca | Fotografía: Irene Ruiz Domínguez

El usuario debe tener en cuenta que no todas las obras en poder de la Biblioteca son susceptibles de ser entregadas en préstamo. Los denominados “materiales de consulta en sala” solo están autorizados para su consulta dentro del recinto, y existen materiales excluidos tanto de consulta como de préstamo.

Por último, el usuario no solo tiene acceso a documentos escritos o audiovisuales. La biblioteca posee ordenadores portátiles, cámaras digitales, memorias USB, lectores de libros digitales y otros instrumentos electrónicos que pueden ser solicitados en forma de préstamo, de acuerdo a las condiciones recogidas en el anexo ya mencionado.

Una vez hayas contrastado a qué categoría perteneces, puedes proceder al siguiente paso: comprobar si el documento que deseas consultar está en poder de la Biblioteca. Para ello, nada más sencillo que acudir al catálogo online y utilizar su motor de búsqueda, que da acceso a todos los datos pertinentes a cada uno de los tomos disponibles en cualquiera de las bibliotecas de la Universidad de Valladolid: ubicación, signatura, tipo de préstamo y estado del libro en cuestión, así como la fecha de vencimiento de los préstamos en caso de que haya sido retirado previamente por un tercero.

Desde este catálogo tendrás acceso a toda la documentación que la Universidad de Valladolid pone al servicio de los usuarios, desde libros electrónicos hasta publicaciones periódicas (la Biblioteca cuenta con una surtida hemeroteca que incluye revistas electrónicas) o tesis doctorales. Y, en caso de que esto no fuese suficiente, cuenta con sistemas de préstamos intercampus e interbibliotecarios, facilitando el acceso del usuario a aquellos documentos que no estén disponibles en su biblioteca habitual, aunque es necesario recordar que el sistema de préstamo entre bibliotecas conlleva un coste económico.

¿Todo esto no ha sido suficiente? ¿Necesitas más tiempo para estudiar ese volumen tan especial que la Biblioteca te ha permitido retirar durante unos días? No pasa nada, no todo está perdido: la Biblioteca te permite renovar ese préstamo y continuar tu trabajo, a no ser que alguien más lo haya reservado. Y es que también tienes la posibilidad de reservar un documento concreto para que nadie se te adelante. Solo necesitas acudir al anexo para consultar las características de estos servicios. Y no solo eso, sino que tienes la posibilidad de realizar estas gestiones, y muchas más, desde la página web de la Biblioteca.

Así que ya sabes: leer, retirar documentos, pedir prestado un ordenador portátil, estudiar o, simplemente, sentarte a saborear el ambiente.

Ponte cómodo, y disfruta.

Compartir

1 Comentario

  1. Está bien informado el autor de este reportaje. Sus explicaciones son claras y convincentes y describe bastante bien lo que es la biblioteca de Filosofía.

Dinos tu opinión

Please enter your comment!
Please enter your name here